El mar

Tu Enigma

 

Vino blanco en las copas,un postre de miel
-como el color de tus ojos-,
un primer plato compartido.
Todo sabe mejor si es compartido contigo. El enigma de tu conversación que me envuelve dulcemente.
No puedes imaginar cuántas veces recorro el perfil de tu rostro mientras te escucho. Absorto.

Embrujado por ti.

 

 

 

Guiándome


Una montaña de acero se arrastraba perezosa hacia la bocana del puerto.
Silenciosa, como si levitara sobre las aguas.El remolcador con sus dos luces,verde y roja, apenas existía frente al leviatán.David guiando a Goliat.
Tú guiándome a mí.

 

Las noches buenas

JUNTOS

 

Y un puerto en calma,

con pesqueros amarrados a los bolardos.
Perfume de salitre y espuma,
de caracolas y pecios lejanos.

Y olas mansas

acariciando las rocas del malecón.

Brisa de seda.

Reflejos de farolas distantes
rielando en las aguas.

UN PUERTO

Pasaron unos chicos veloces,
jugueteando con sus bicicletas.

Un vaporcito de motor viejo
y madera mil veces calafateada
llamó nuestra atención
con su traqueteo torpe.

El pescador, en pie, con una red en su mano.
Nos miró y supo que nos amábamos.

Soledad cuando no estás.

La nostalgia del mar que llama,
la nostalgia de tu cuerpo.

Un sendero, a la orilla de la bahía,
adornado con luceros tenues,
lleno de arrullos de insectos nocturnos.

Con las sombras de las hojas,

verdes y nuevas

de la primavera entrante,
bailando entre la oscuridad temprana.

Arriba, muy arriba,

unas claraboyas iluminadas.
Siluetas de almas que viajaban lejos.
Quizá a encontrar añorados amores
en otros puertos, en otros océanos.
Un marino fumaba un cigarrillo

y nos miraba con envidia.

Nosotros le envidiábamos a él

Hubiéramos embarcado juntos,
para cruzar el mar
y encontrar nuestro lugar.

 

Viaje en común

SENTADOS

Yo

Sentados frente al mar tranquilo.
Mi brazo en tu hombro.
De tanto en cuanto, un beso en tu mejilla,

o en tus labios.

Siempre tu perfume cerca.

Me miraste. Te miré.
Un avión cruzó por entre las Pléyades azules.
Las casitas estaban decoradas

con ventanucos brillantes.
Dentro, titilaban vidas y cuitas,

amores y afrentas.

ORIÓN

Orión en lo alto. Lo mirábamos juntos.

Dijiste- sí, lo veo, ahora lo vemos juntos-.
Y contesté – esa es Betelgeuse.

Se está muriendo-.

Y me miraste como si las estrellas

no pudieran extinguirse.

Y Sirio, a la izquierda, brilló más al verte.

Y Casiopea se engarzó en tu pelo.

Tú y yo

El universo giraba en torno a tus ojos.
Que eran dos estrellas más.
Las más hermosas. Las más amadas.

La luna, recién nacida,fina,
como un hilo de plata
curvado en forma de cuna.

Para acunarte a ti,
como mis brazos lo hacen
en las noches que son buenas.

Buenas son cuando estoy contigo.