cabecera


21 de septiembre de 1578



Hoy hemos llegado a Tamagasapa, apenas 4 leguas al sur de Copante. No ha sido un trayecto complicado aunque nos descargó una fuerte tormenta ayer que nos obligó a refugiarnos en unas cuevas, en la ladera de una montaña cercana. A medida que consumimos el agua de los cuatro toneles, los vamos abandonando ya que Poncho asegura que encontraremos numerosos arroyos más adelante y que no es preciso cargar con un peso innecesario. Sin duda alguna, los indígenas lo han agradecido.

Comemos casi cada día carne de animales que ellos cazan con sus flechas y frutas de todo tipo que, he de reconocer, son de mucho sabor y dulzonas.